ARAL Digital.- Grupo Alacant, empresa interproveedora de Mercadona, ha continuado creciendo en 2012 con un incremento en la facturación del 8 % respecto a 2011. La compañía, con sede en San Vicente del Raspeig, alcanzó los 101 millones de euros en ventas frente a los 93 milllones de euros del pasado año. La empresa, que cierra ejercicio a 31 de octubre, creció también un 7% en la cifra de litros fabricados. De este modo, Grupo Alacant consolida su posición en la fabricación de helado, por cuarto año consecutivo, con 60 millones de litros. “Gracias a las inversiones realizadas en los últimos cinco años y a la cultura del esfuerzo y del trabajo hemos sido capaces de ofrecer a nuestros clientes productos novedosos de gran calidad al mejor precio posible”, ha asegurado el director general de Grupo Alacant, Francisco Fernández. La compañía ha invertido en los últimos cinco años más de 22 millones de euros en la modernización de las instalaciones y en la adquisición de maquinaria de última generación, lo que ha permitido incrementar la productividad de modo considerable.

Grupo Alacant está integrado por Helados Alacant, Antiu Xixona Helados, Eurogranizados y KH Alacant Innova, una empresa dedicada a la innovación y a la investigación. Precisamente, fruto de la investigación, Grupo Alacant lanzó en 2012 al mercado el primer helado elaborado con leche apto para intolerantes a la lactosa y también sin azúcares añadidos. Del mismo modo, durante el 2012 se han puesto en marcha innovaciones en diferentes procesos de producción. Por una parte, se ha implantado un nuevo sistema de visión artificial en el empaquetado que mejora la manipulación y el transporte de palets. Además, con el fin de aumentar la calidad de los productos, se han adquirido dos equipos de calibración de la temperatura para controlar los análisis térmicos en las fases de pasteurización y maduración.

Grupo Alacant ha conseguido incrementar la eficiencia energética en 2012 al reducir un 20% la cantidad de energía necesaria para producir un litro de helado. De esta manera, uno de cada cinco litros de helado que sale de la fábrica con sede en San Vicente del Raspeig no ha consumido ni luz, ni agua ni gas en su producción, lo que repercute de manera positiva en el cuidado del medio ambiente.