AMDPress.- El grupo de aceites y frutos secos Borges se ha propuesto crecer un 25% en los próximos tres años y alcanzar un nivel de ventas por encima de los 600 millones de euros. Así se recoge en el plan estratégico para 2004-2007, en el que la empresa familiar actualiza cada año sus objetivos, con la finalidad última de conseguir “la rentabilidad a largo plazo, para garantizar la permanencia de la compañía”, asegura su consejero delegado, Josep Maria Solé.

En el último ejercicio cerrado el 31 de mayo, Borges facturó 485 millones (un 7% más) y obtuvo un resultado operativo de 13,6 millones ( 20,3%).

La nueva etapa deberá notarse en los próximos meses por el mayor lanzamiento de nuevos productos especialmente los que aportan mayor valor añadido, como es el caso de las vinagretas. Pero el mayor volumen de negocio se conseguirá también, asegura Solé, con el aumento de operaciones en el mercado a granel, que representa la mitad de la actividad del grupo, y que tiene como clientes entre otros a las principales multinacionales de alimentación, como Nestlé o Heinz.