El grupo Calvo logró en 2018 una facturación de 583,1 millones de euros y un Ebitda de 39,4 millones de euros. La compañía volvió a incrementar el volumen de producto elaborado vendido, hasta las 103.467 toneladas, y mantuvo su posición de liderazgo como marca de fabricante de conservas de pescado en Brasil y en España, donde ha aumentado casi un punto su cuota de mercado en el mercado de mejillón y de atún en conserva.

En un contexto caracterizado por un descenso de los precios de la materia prima atún y de la subida del precio del combustible, con su consiguiente impacto en los resultados de su división de flota; y por un estancamiento generalizado del consumo en Brasil y Argentina unido a la depreciación de la moneda de ambos países, Grupo Calvo obtuvo en 2018 un resultado bruto de explotación (EBITDA) de casi 40 millones (39,4), por debajo de los 50 millones logrados en 2017, y mejoró su resultado antes de impuestos en un 2,3%. 

La innovación ha sido clave en el positivo desarrollo de las ventas en España

Para el consejero delegado del Grupo, Mané Calvo los resultados son satisfactorios “teniendo en cuenta la complicada situación del mercado brasileño y la depreciación de la divisa. En 2018, hemos mantenido nuestro liderazgo en el país suramericano y contrarrestado el descenso de ventas en él con la positiva evolución de nuestras operaciones en España y en el resto de Europa, donde hemos logrado avances muy importantes tanto en ventas como en rentabilidad, gracias a la apuesta mantenida por la innovación y por la eficiencia operativa y tecnológica de nuestros centros de producción”.

Calvo logró incrementar más de un 10% las ventas de conservas en España con respecto a 2017 y consolidó su liderazgo en prácticamente todos los segmentos de las categorías de atún y de mejillón en conserva, donde ha reafirmado su apuesta y compromiso por el Mejillón de las Rías Gallegas con Denominación de Origen Protegida. La marca fue elegida entre las 50 marcas de Gran Consumo preferidas por los hogares españoles, según el “Brand Footprint 2018” elaborado por la consultora de investigación de mercados Kantar Worldpanel.

Desde la empresa conservera se incide en que "la apuesta por el desarrollo de nuevos productos y formatos y por la eficiencia en la fabricación ha resultado clave como palanca de crecimiento en un mercado, como el europeo, muy competido". En España, la compañía de origen gallego es la marca de fabricante líder en conservas de pescado.

Asimismo, la innovación ha sido clave en el positivo desarrollo de las ventas en España, especialmente con el impulso de su gama Ecolínea. En 2018, Calvo lanzó la primera conserva de atún del mercado español con el sello de pesca sostenible de MSC (Marine Stewardship Council), dando respuesta a la creciente sensibilización de los consumidores hacia productos saludables y ecológicos, y reafirmando su compromiso con la gestión responsable y la sostenibilidad.