AMDPress.- El Grupo Codorníu ha registrado unas ventas de un millón de cajas de vino tranquilo (12 millones de botellas) en el ejercicio 2002-2003. Este volumen comercializado ha significado una facturación de más de 40 millones de euros, lo que representa el 25,6% de los ingresos de la compañía. El grupo vitivinícola catalán, que en la última década ha triplicado el número de cajas y ha multiplicado por 4,5 la facturación, espera continuar con esta evolución y que los vinos tranquilos supongan el 40% de los ingresos en los próximos años.

Codorníu cuenta con siete bodegas dedicadas a la elaboración de vino: Raimat (en Raimat, Lérida); Bach (Sant Esteve Sesrevires, Barcelona); Bodegas Bilbaínas (Haro, La Rioja); Legaris (Curiel de Duero, Valladolid); Cellers Scala Dei (Scala Dei, Tarragona); Nuviana (Bellver de Cinca, Huesca) y Abadía de Poblet (Poblet, Tarragona). En total, el grupo comercializa quince marcas elaboradas en estas bodegas, además de los vinos de las bodegas Gallo y López Heredia.

La compañía catalana está presente en siete denominaciones de origen, además de la D.O. Cava, ( Rioja, Ribera del Duero, Penedés, Catalunya, Conca de Barberá, Costers del Segre y Priorat), así como en la zona vinícola del Valle del Cinca. Además, el grupo es propietario de dos bodegas de vino en el extranjero: Artesa, en la región vinícola californiana de Napa Valley (Estados Unidos) y Séptima, en Mendoza (Argentina).