Grupo Dulcesol cerró 2017 con una facturación de 325 millones de euros, lo que supone un aumento de casi un 2% respecto al año anterior y una producción de 144.400 toneladas.

Según ha explicado consejero delegado, Rafael Juan, la compañía incrementó sus ventas en 2017 "debido a dos factores que son los pilares de nuestra estrategia de futuro; en lo que respecta a la internacionalización, el año pasado la facturación procedente del exterior ha aumentado hasta los 53,7 millones de euros y ya representa el 16,5% de la cifra total; y en lo que se refiere a la diversificación, hemos entrado en tres nuevas categorías: la bollería congelada, las cremas ecológicas y los productos funcionales ecológicos. Estas líneas se suman a otras áreas de negocio como la pastelería, la panadería, las cremas untables dulces y la alimentación infantil".

El mercado internacional, principal motor de crecimiento de la compañía, supone el 16,5% de su negocio

Durante 2017, la empresa realizó inversiones por valor de más de 28,4 millones de euros. Este importe incluye, entre otras, las destinadas a la incorporación de maquinaria de última generación, el desarrollo de proyectos de I D y de productos con mejor perfil nutricional, así como dentro de nuevos segmentos.

La empresa realizó inversiones por valor de más de 28,4 millones de euros en 2017

En este último apartado, la compañía contó con tres lanzamientos: Horno Hermanos Juan, con una gama de bollería congelada dirigida al sector hostelería; y dentro de la apuesta por el segmento eco, presentó dos marcas: Naturcrem, que ofrece cremas "ready to eat" 100% ecológicas, y Beplus, con una línea de productos funcionales ecológicos.