Aral Digital.- El Grupo Siro ha llegado a un acuerdo con la multinacional estadounidense Sara Lee Barkery para la adquisición de tres plantas de producción que su filial Bimbo posee en Briviesca (Burgos), Antequera (Málaga) y Agüimes (Gran Canaria). La fábrica burgalesa emplea a 450 personas, mientras que las otras dos acumulan a 150 trabajadores.

Esta operación, que ya cuenta con el visto bueno de la central en Estados Unidos de Sara Lee, ha sido posible, entre otras variables, por la reciente entrada de la sociedad Madrigal en el accionariado de Siro tras una ampliación de capital.

La fábrica malagueña ocupa una superficie de 7.915 m2, mientras que la planta canaria dispone de una superficie de 6.673. La de Briviesca es la más grande de las tres, con 23.000 m2, y también la más antigua, ya que fue construida en 1975.

Con estas adquisiciones, Siro se adentra en dos nuevas autonomías (Andalucía y Canarias) en las que no tenía centros de producción. En la actualidad, Siro cuenta con 11 plantas productivas repartidas por Castilla y León, Valencia y Cataluña, en las que trabajan cerca de 2.500 personas.

Estos nuevos centros se suman a los tres que la compañía presidida por José Manuel González Serna posee ya en Venta de Baños (Palencia), dedicados a la producción de galletas, aperitivos y pasta; dos en Aguilar de Campoo (Palencia), para galletas; uno en Toro (Zamora), para galletas; tres más en Medina del Campo (Valladolid), El Espinar (Segovia) y Navarrés (Valencia), para bollería; uno en Paterna (Valencia), para pan de molde; y otro en Pira (Tarragona), para productos de pastelería.

El Grupo Siro ha incrementado sus ingresos en más de un 2.000% desde su nacimiento, pasando de facturar 9,62 millones de euros en 1991 a 264 millones de euros en 2008. Además, la empresa alimentaria exporta sus productos a cerca de 40 países en todo el mundo.