Grupo Tello Alimentación ha adquirido los activos de Pamplonica S.L. y sus marcas Pamplonica y Mina, una operación con la que tiene la intención de reflotar y dar viabilidad a las marcas, además de mantener su producción en la Comunidad Foral de Navarra y ofrecer opciones de recontratación al, aproximadamente, 40% de la plantilla extinguida.

Pamplonica había entrado en proceso concursal de manera voluntaria en 2015, aprobándose el plan de liquidación en octubre de 2016. El Grupo Tello Alimentación ha adquirido la compañía mediante la subasta de activos incluida en este proceso concursal y ya ha comenzado las conversaciones con la plantilla que pertenecía a la anterior estructura, con el fin de poder contratar parte de los aproximadamente 67 trabajadores anteriores.

Según ha afirmado Paulino Tello Cano, consejero delegado del Grupo Tello Alimentación, "es un orgullo para nosotros contar con marcas del peso y la calidad de Pamplonica y Mina, que forman parte de la historia de nuestra gastronomía y son conocidas en todos los rincones de nuestra geografía".

Asimismo, ha añadido que "nuestra intención no es sólo reflotar las marcas, sino hacerlo manteniendo sus raíces, para lo que tenemos la intención de mantener la central de producción que siempre ha estado en Navarra y poder contar, en la medida de lo posible, con parte de lo que fue la plantilla de la anterior estructura".

Plan de crecimiento

La adquisición de Pamplonica está dentro de su plan de crecimiento, basado en inversión inorgánica y orgánica, la internacionalización, la creación de nuevos productos y la diversificación de canales como líneas principales de futuro del Grupo Tello Alimentación, que en 2018 celebrará el 60º aniversario de su inmersión en el mundo de la alimentación y que a día de hoy cuenta con una plantilla de 790 empleados y es dirigida por la tercera generación familiar. Un grupo que desde sus orígenes ha basado sus objetivos en la calidad de los productos, la salud, la nutrición, la seguridad alimentaria y el I D i.

Esta adquisición se une a la incorporación en el Grupo de las marcas Frial y Sánchez Montero el pasado 2016 que, tras un año, han supuesto casi el 11% de la facturación total. El Grupo Tello Alimentación comercializó en 2016 un total de 48,1 millones de kilos de carnes frescas, congeladas y productos elaborados, divididos en más de 400 referencias.

En 2016 el Grupo registró un crecimiento del 26,9% respecto al año 2015 y ha pasado de los 67 millones de facturación con los que cerró el ejercicio 2011 a los 137,1 millones de euros de 2016.

En los próximos meses el Grupo Tello Alimentación finalizará el proyecto de ampliación y modernización de las instalaciones centrales en Totanés (Toledo) que, además de permitir incrementar la capacidad industrial de la compañía, generará entre 150 y 200 nuevos puestos de trabajo, permitiendo marcar el objetivo de volver a duplicar el Grupo en los próximos cinco años.