Aral Digital.- El Rey Don Juan Carlos ha inaugurado la nueva fábrica de Heineken España en Sevilla, cerca del barrio de Torreblanca, en las que se producirán hasta 500 millones de litros de cerveza al año. Ubicada a siete kilómetros de la antigua planta de La Cruz del Campo en el centro de la ciudad, la factoría se ha construido sobre una superficie de 71 hectáreas y ha representado una inversión de 320 millones de euros.

Todo el equipamiento técnico es completamente nuevo y de última generación, pero Heineken España ha recurrido a sus proveedores habituales para garantizar la máxima calidad y la permanencia de todas las características organolépticas de sus marcas. De esta forma, las instalaciones se encomendaron a Huppman, la firma que fabricó las de la antigua fábrica; y el envasado se contrató con Krones, del que existían maquinarias e instalaciones en Sevilla funcionando a plena satisfacción. Asimismo, los tanques de cerveza fueron construidos en Talleres Landaluce de Santander.

La nueva fábrica de Heineken España supera en un 45% la capacidad productiva de la antigua de La Cruz del Campo y es capaz de elaborar diez millones de cañas de cerveza diarias. Asimismo, es también una de las más productivas del continente con una producción anual prevista de 18.000 hectolitros por persona. Dispone del más avanzado equipamiento técnico, entre los que destaca la mayor línea de envasado de latas existente en Europa, con una capacidad de 90.000 latas a la hora. Una de las grandes novedades del Envasado es su automatización, destacando las carretillas completamente robotizadas (LGV), guiadas por láser.

Además, se ha realizado un esfuerzo tecnológico gigantesco para reducir los consumos energéticos y de agua; y para maximizar los criterios medioambientales y de seguridad. Todo ello acompañado de un ambicioso y completísimo plan de formación en el que han invertido más de cien mil horas, tiempo cinco veces superior al que Heineken España dedica en un año convencional a toda la compañía.

Uno de los objetivos prioritarios del diseño arquitectónico, según Fernando Navarro, coordinador del proyecto de construcción de la nueva planta y director de Desarrollo Industrial de Heineken España, ha sido la integración del conjunto de símbolos y marcas de la compañía cervecera, “están perfectamente mezclados los colores de nuestras marcas, verde Heineken y rojo Cruzcampo; los colores de las banderas española y andaluza; y, por supuesto, el de la cerveza. Hemos intentado dar una imagen moderna e impactante para que la fábrica constituya un punto de referencia, por lo menos, durante los próximos cien años”.

Los dos edificios más significativos llevan los colores y los nombres de Heineken y Cruzcampo. El más alto, dedicado a silo, está decorado en verde. La bodega de fermentación, el más ancho, se ha pintado en rojo. No obstante, desde el punto de vista arquitectónico, el espacio más singular es el edificio de oficinas, único cuyas formas externas no son planas.

Junto al Rey se encontraban numerosas autoridades políticas, económicas y culturales entre las cuales estaban el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín. Al acto también asistió Charlene de Carvalho-Heineken, Delegada del Consejo de Heineken Holding N.V., sociedad propietaria de la mayoría de las acciones del Heineken N.V.; Michel de Carvalho, miembro del Consejo Consultivo de Heineken N.V.; Jean-François van Boxmeer, presidente del Consejo Ejecutivo de Heineken N.V. y CEO, y René Hooft Graafland, miembro del Consejo Ejecutivo y CFO.