AMDPress.- Inprovo considera que en el mes de enero, el marcado del huevo con los códigos indicativos del sistema de cría, país y explotación de origen está introduciéndose poco a poco en el mercado español, a medida que los clientes minoristas y de la gran distribución van conociendo la normativa y acostumbrándose a recibir los huevos con las indicaciones impresas en la cáscara.

En cambio, la organización señala que el consumidor final aún no ha recibido información por parte de las autoridades explicando estos cambios en la normativa de comercialización, por lo que es complicado que comprenda el significado de los códigos marcados en los huevos y que lo exija en todos los puntos de venta.

Desde el 1 de enero es obligatorio marcar todos los huevos destinados a consumo humano directo que se vendan envasados o a granel (huevos de categoría A) con un código que identifique el sistema de cría de las gallinas, el país de origen y el número distintivo del productor. Este código se interpreta del siguiente modo:

El primer dígito informa sobre la forma de cría: para la producción ecológica; para la producción campera; para la producción en el suelo y para la producción en jaulas.

Segundo y tercer dígitos son las letras identificativas del país de producción. El código correspondiente a España es "ES".

El resto de dígitos corresponden al número de identificación del productor. Estará compuesto por: dígitos, código de la provincia; dígitos, código del municipio y estantes dígitos identifican la explotación.

Inprovo, en colaboración con el Instituto de Estudios del Huevo, está trabajando para dar a conocer estas novedades a los consumidores, productores y distribución, mediante un folleto que ha puesto a disposición de los interesados en la página web www.institutohuevo.com, sobre las normas de comercialización del huevo y los sistemas de alojamiento de las gallinas ponedoras.