AMDPress.- La Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos (Inprovo) ha solicitado al Ministerio de Agricultura (MAPA) que pida en la Unión Europea (UE) un aplazamiento o periodo de transición para la entrada en vigor (prevista para el 1 de mayo) de la normativa sobre subproductos.

Al igual que la asociación europea de envasadora protestó contra la legislación sobre bienestar de las ponedoras (ver ARAL Digital núm. 671), la interprofesional nacional considera que la nueva normativa supondrá la destrucción de los residuos (animales muertos en granjas, cáscaras de huevos de incubadoras o de fábricas de ovoproductos) en plantas destinadas a este fin. Una medida inviable en nuestro país, ya que no existe ninguna empresa que se dedique a la destrucción de subproductos avícolas ni a su recogida en explotaciones.

Hasta ahora, la eliminación de las gallinas muertas y de estos subproductos se realizaba en fosos construidos de forma respetuosa con el medio ambiente en cada explotación. La entrada en vigor de la norma tendría una doble consecuencia en el sector, según las estimaciones de Inprovo. Por un lado, por el coste elevado (0,24 euros por kilo de subproducto) y la pérdida de competitividad frente a terceros países sin esta legislación; y por otra parte, porque supone un problema para preservar la sanidad de la explotación, ya que el tránsito de camiones entre granjas puede propagar cualquier epizootia.