El confinamiento y las limitaciones han cambiado los hábitos de consumo y ocio y, entre ellos, destaca un mayor peso de las actividades caseras, como la repostería. Según datos de la consultora Nielsen, el interés por llevar a cabo pasteles y otros dulces en casa se ha disparado en España en 2020, hasta tal punto que los productos usados para este tipo de cocina han subido hasta un 70% durante el confinamiento.

Otros datos ofrecidos por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, demuestran que durante el confinamiento la demanda de harina y la levadura se disparó un 196%: “Sin embargo, y aunque la situación actual ha acelerado esta tendencia, la realidad es que en España ya estaba resurgiendo un interés por la repostería tradicional”, afirman fuentes de CEAC, centro de formación profesional y técnica a distancia en España, y que este 2021 estrena el Curso Técnico en Pastelería y Repostería

De hecho, y según la Asociación Española del Dulce (Produlce), el sector cerró el pasado 2019 con un nuevo récord de facturación al alcanzar los 5.849 millones de euros: “Estamos en el momento perfecto para el sector, y una magnífica oportunidad para el joven talento que quiere introducirse laboralmente”, afirman desde CEAC.

En este sentido, la Asociación también asegura que este sector empleó de forma directa a 24.158 trabajadores en 2019, de los que un 44% fueron mujeres, un 21% jóvenes y el 78% fueron puestos de trabajo fijos.

Si bien 2019 fue un año que nos permitió confirmar la fortaleza y competitividad del sector, 2020, por su parte, ha sido complicado y ha estado marcado por la incertidumbre.