AMDPress.- La Guardia Civil, en una operación llevada a cabo en las provincias de Sevilla, Huelva, Badajoz, León, Girona, Zaragoza y Valencia, ha intervenido 9.585 jamones ibéricos no aptos para el consumo, con un valor de 1.185.000 euros, y ha detenido a seis personas responsables de su preparación, comercialización y distribución.

Los jamones habían sido declarados no aptos para el consumo tras un incendio producido en un secadero de la localidad de Monesterio (Badajoz), pese a lo cual fueron recuperados para su comercialización ilegal por dos directivos de la empresa encargada de su destrucción.