AMDPress.- Las autoridades japonesas han anunciado que a partir del próximo 6 de noviembre levantarán la prohibición de exportación de carnes y productos cárnicos de cerdos sacrificados a partir de esa fecha. No obstante, se podrán exportar productos cuya elaboración sea anterior siempre que exista una trazabilidad certificable por las autoridades españolas de que los animales no han nacido ni han sido mantenidos en zonas afectadas por la peste porcina clásica, según han comunicado fuentes del sector.

Dado que estas condiciones suponen un serio problema para las partidas de productos de larga curación, y especialmente para el sector del ibérico, se ha propuesto a las autoridades niponas la redacción de un protocolo específico para el jamón serrano, y el jamón, la paleta y caña de lomo ibéricos, que se utilizaría en el caso de presencia de PPC en nuestro país.