Koipe aprobó en su última junta de accionistas celebrada el sábado, día 7 de abril, en San Sebastián, las cuentas del ejercicio 2000 y el reparto de un dividendo de 90 pesetas por acción (18% del nominal). El grupo, controlado por la multinacional francoitaliana Eridania-Beghin Say, líder español de aceite envasados con una cuota del 31,4%, cerró el pasado año con una cifra de negocios de 480 millones de euros (79.953 millones de pesetas), lo que supone una caída del 11% respecto al ejercicio de 1999 debido fundamentalmente a la bajada de los precios del aceite de oliva, ya que el volumen de ventas del conjunto de aceites envasados de la compañía creció un 2,6%.