AMDPress.- Koipe no hará valoraciones ni emprenderá acciones sobre el contenido de la denuncia presentada en su contra por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) hasta que el Tribunal de Defensa de la Competencia se pronuncie sobre la misma. La OCU ha presentado la queja por las supuestas presiones de Koipe a la distribución para fijar un precio de venta mínimo de los aceites marca Carbonell y Koipesol.

La OCU cree que la práctica de fijar precios mínimos de venta supone un obstáculo a la libre competencia en el mercado y tiene una "grave y negativa repercusión sobre los consumidores", porque se imponen restricciones comerciales sobre un producto de primera necesidad.

Según los últimos resultados presentados por Koipe, los aceites que comercializa han aumentado su contribución a los resultados globales del grupo en un 9% en el primer semestre de este año respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, lo que ha compensado, según Koipe, el 8% de descenso en la facturación en esta misma área.