El grupo Koipe alcanzó en 2000 una facturación de 480,53 millones de euros (79.953 millones de pesetas), lo que supone una caída del 11% respecto a 1999. Una evolución, que según la compañía, es reflejo del descenso en los precios del aceite de oliva registrado durante todo el pasado año.