AMDPress.- La Comisión Europea (CE) ha inculpado a España de permitir el uso "fraudulento" de los términos "bio" para alimentos no obtenidos mediante sistemas de producción biológica o ecológica, ya que considera que inducen a error al consumidor, e incumple así la legislación comunitaria.

Según informaciones de Efe, el Tribunal de Justicia de la UE celebró dos vistas sobre dos recursos contra el Gobierno español, uno de la CE y otro de los productores ecológicos de Andalucía.

A este respecto, el órgano judicial comunitario examinó dos casos relacionados con denuncias contra un Real Decreto español, modificado en 2001, según el cual el término "eco" y "bio" podría aplicarse a la venta de alimentos no obtenidos mediante ese tipo de agricultura. Este Real Decreto provocó que la CE denunciara a España ante el Tribunal de la UE, al tiempo que el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica presentó ante el Tribunal Supremo español un recurso contencioso-administrativo.

La CE señala que en España las definiciones "ecológico" y "biológico" se utilizan de forma idéntica, que hay muchos productos etiquetados como "biológicos" en cuyo envase se indica que respetan el método de producción ecológica y que la prensa emplea ambos vocablos indistintamente. Asimismo, dicho organismo denunció que en España se presenten productos como si hubieran sido obtenidos mediante la producción ecológica cuando ello no es así y esta práctica podría inducir a error a los consumidores, "máxime cuando los productos que realmente responden a ese método tienen generalmente un precio más elevado".

Sin embargo, en los informes para las vistas, el Gobierno español rechazó estos argumentos y afirmó que de la legislación comunitaria se desprende que para la lengua española este tipo de productos se designa como "ecológico" y no "biológico" o "bio", por lo que ratificó que el término "bio" puede usarse para alimentos que no provienen de la agricultura ecológica, sino que se identifica más bien con "productos sanos y benéficos para la salud" en general.