AMDPress.- La Comisión Europea ha cerrado su investigación sobre un supuesto acuerdo de reparto de mercados entre la fabricante internacional de cerveza Carlsberg, de Dinamarca, y la cervecera holandesa Heineken, ya que no ha hallado pruebas de que la infracción sospechosa continuara después de mayo de 1995. En virtud de la normativa de la Unión Europea, la Comisión no puede multar a empresas por infracciones de las cuales no posea pruebas de que hayan continuado a lo largo de cinco años antes de incoarse la investigación, que en este caso ocurrió en 2000.

La Comisión remitió el 1 de marzo de 2002 a Carlsberg y Heineken sendos pliegos de cargos en los que exponía su conclusión provisional de que en el período 1993-1996 había indicios de un acuerdo o práctica concertada entre ambas cerveceras para limitar, mediante adquisiciones, las actividades en los "mercados interiores" de cada uno.