AMDPress.- El Ejecutivo comunitario considera que los Estados miembros deben reforzar la aplicación en su territorio de las normas y exigencias comunitarias relativas a la seguridad de los productos distribuidos dentro de la UE. Esta postura se debe a las recientes denuncias en este sentido, que han puesto de manifiesto la inseguridad del sector alimentario y textil europeo, donde cada vez crece más la presencia de productos de países terceros, que no siempre cumplen los criterios comunitarios de seguridad y que los consumidores están tentados a comprar debido a sus precios más bajos.

En respuesta a una pregunta de la eurodiputada Roberta Angelilli (UEN), el comisario europeo de Sanidad y Protección del Consumidor, Markos Kyprianou, ha informado de que la Comisión está estudiando un proyecto que impondría el etiquetado obligatorio de ciertos productos como requisito para su importación en la UE.

Asimismo, ha recordado que, el 8 de diciembre de 2003, el Parlamento y el Consejo aprobaron una decisión que establecía un marco general para financiar actividades comunitarias de información al consumidor durante 2004-2007. En este contexto, la Comisión Europea publica cada año una convocatoria de ofertas dirigida, entre otros, a las asociaciones de consumidores, para promover actividades, como la distribución de guías para orientar a los mismos o evitar que elijan productos más baratos en perjuicio de su salud.

Por último, Kyprianou ha asegurado que el Ejecutivo comunitario continuará implicándose en una campaña activa de difusión de información que permita al consumidor “conocer mejor las características de los productos y las exigencias de calidad impuestas en el mercado interior europeo”. Como ejemplo de esta labor, el comisario ha citado la reciente publicación de la Agenda Europa, dirigida a los jóvenes consumidores, donde se les explican sus derechos y posibilidades de elección.