AMDPress.-La economía española atemperará su ritmo de crecimiento en los próximos meses se situará en torno al 3%, según el Boletín de Situación Económica del segundo trimestre de 2001 elaborado por la Cámara de Comercio. Este comportamiento, considerado como favorable si se tiene en cuenta el deterioro de las principales economías mundiales, tiene sus bases, por una parte, en una contribución positiva de la demanda externa y, por otro lado, en una demanda interna algo más reducida debido a una moderación del consumo privado y una desaceleración de la inversión, que según el informe de las Cámaras, se prevé mejoren.

Por ramas de actividad lo más destacado han sido los problemas del sector cárnico y pesquero, lo que ha provocado una ligera desaceleración en el sector primario. Asimismo la producción industrial ha descendido, debido en gran medida a una mayor apertura al comercio exterior. En cuanto a las tensiones inflacionistas se han acentuado en el segundo trimestre del año, a pesar de la notable caída de los bienes energéticos. Según el informe, este crecimiento de los precios, en principio temporal, corre el riesgo de trasladarse de forma permanente a la inflación.

En este sentido las Cámaras consideran que es necesario la puesta en marcha de reformas estructurales para dar salida a los problemas de oferta, así como la reforma del sector público, la continuidad del proceso de liberación y modernización de bienes y servicios y la reducción de las rigideces del mercado de trabajo.