La Hacienda de Isabel, grupo empresarial de la familia Zafra, con una trayectoria de más de 30 años de envasado y exportación de aceite, pone este mes en el mercado español la segunda edición limitada a 120.000 botellas de sus aceites virgen extra de categoría Premium, tras el éxito del primer lanzamiento en 2017, año en el produjeron 5.000 botellas. La empresa cuenta con instalaciones de envasado y almacenamiento en Láchar (Granada) y fincas propias con sistemas de cultivo tradicional y superintensivo del olivo. Para acometer este lanzamiento se ha realizado una inversión de 100.000 euros, según ha indicado Ángel Álvarez, presidente de La Hacienda de Isabel, durante la presentación del producto en Madrid.

Bajo su marca "La Alquería de Zafra Premium", La Hacienda de Isabel ha creado dos aceites, mono varietales: arbequina con sabor afrutado, fresco y otro de variedad picual que amarga y pica, cuyas virtudes se potencian mediante la recolección nocturna. El objetivo es aprovechar las bajas temperaturas que se registran en las noches de los meses de octubre y noviembre, evitando de este modo el maltrato que inflige el sol a la aceituna y ganando posteriormente un mejor aroma en el aceite.

Así mismo, en su elaboración se ha tenido en cuenta la recogida temprana, la cual se centra exclusivamente en la aceituna del árbol y desecha todas las que hayan caído al suelo, por haber alcanzado su grado de madurez o debido a las inclemencias climáticas. Por eso, entre los beneficios de la primera recogida, destaca el perfecto estado en el que llegan la aceituna a la almazara para obtener un aceite verde intenso y de aroma afrutado. En el embotellado manual no se emplea ningún filtro, algo que se puede comprobar por su aspecto denso, su sabor más intenso y su decantación natural. Se presenta en botellas con cristal de color oscuro de 500 ml.

El objetivo de La Hacienda de Isabel con este lanzamiento es ofrecer un producto Premium a un precio competitivo, para cubrir tanto la demanda del mercado nacional como de exportación. "Ponemos nuestro olivar a disposición de la gran distribución y canal Horeca, eso sí, de forma limitada y exclusiva", ha indicado el presidente de la compañía granadina que factura 25 millones de euros con su actividad aceitera; el 70% provenientes del canal Horecs y el 30% de las ventas en la distribución. Actualmente el 70% de la producción se destina al envasado con marcas propias y el 30% restante a marcas para la distribución. La exportación supone más del 60% de las ventas y cuenta con filiales en Portugal y Marruecos.