AMDPress.- La Junta de Castilla y León ha detectado infracciones en el 65% de los 235 controles realizados para comprobar la corrección del etiquetado y las condiciones de conservación y venta de quesos.

El 187 de los 235 controles se han centrado en el etiquetado de los productos, analizando 3.227 aspectos. De este total, hubo el 11,4% de infracciones de las normas. Los incumplimientos más frecuentes se centraban en la no indicación de los ingredientes; la incorrecta denominación de los quesos; la no indicación del contenido neto; el no reflejar la proporción de leche de cada especie animal, en los productos elaborados con leche de varias especies; o la falta de información del contenido de grasa láctea mediante las expresiones “extragraso”, “semigraso”, “desnatado”, etc.

Según la Junta de Castilla y León, en cuanto a los 91 establecimientos, las infracciones más observadas fueron que el establecimiento que vendía fraccionadamente no conservaba la información del etiquetado; la ausencia del marcado de los precios por unidad de medida; y la ausencia de hojas de reclamaciones.