La Comisión Europea ha adoptado la decisión de prohibir temporalmente la importación procedente de Argentina de animales susceptibles de padecer fiebre aftosa, así como de carne fresca, leche y productos derivados. Bruselas justifica esta decisión en la falta de información veraz sobre la situación de la enfermedad en dicho país.