AMDPress.- El Consejo de la Unión Europea ha aumentado la lista de productos que deben ser especialmente controlados para evitar que incluyan colorantes cancerígenos de la gama Sudan, mientras que la Comisión ha elaborado un documento con los principios que deben seguir los agentes del sector de la alimentación, según informa el boletín digital Aquí Europa. Los nuevos productos sobre los que se extremará el control son la curcuma, el aceite de palma virgen y guindilla, así como los productos elaborados a partir de ella.

Los alimentos incluidos en la lista de vigilancia relacionada con este aditivo no pueden ser importados a Europa sin una notificación que indique “sin colorantes Sudan”. A principios de año se generó una alarma sanitaria en doce estados miembros en los que se detectó una salsa picante elaborada con Sudan I, con efectos cancerígenos, la salsa Worcester. En España, el ministerio de Sanidad retiró una partida de esta salsa en la provincia de Alicante.

En cuanto a la seguridad alimentaria, la Comisión ha publicado un documento en el que prescribe siete principios que deben guiar la comercialización de productos alimentarios: seguridad, responsabilidad, trazabilidad, transparencia, emergencia, prevención y cooperación.