La venta de alimentos orgánicos en los países nórdicos alcanzó los 3.000 millones de euros en 2014. Esta tendencia que nació hace 75 años, surgió como respuesta a la industrialización de la producción agrícola. Pero lo que comenzó con unas producciones muy pequeñas, hoy en día se trata de un sector en pleno crecimiento, en el que van aumentando los consumidores que se preocupan, cada vez más, por ingerir productos que no hayan sido tratados con ningún elemento químico. Hoy en día, es una industria fuertemente regulada, que requiere certificaciones especiales para poder comercializar sus productos.

Actualmente, existe una corriente muy fuerte basada en la vuelta a lo natural, y no sólo en los alimentos, sino en otros artículos como juguetes o ropa, principalmente en los países nórdicos. De hecho, el sector de productos ecológicos y orgánicos es ya uno de los de mayor crecimiento en Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia. "Tanto sus gobiernos como sus empresas se han dado cuenta de la importancia de este mercado y apuestan, cada vez más, por promoverlo", según explica José Luis Martín, CEO de BusinessGoOn.

"Esta coyuntura puede ser una oportunidad para productores extranjeros que operen en el sector de los alimentos orgánicos. España es el quinto productor mundial de productos biológicos; pero la tendencia eco se extiende a ámbitos como la cosmética, la ropa, el calzado, los juguetes… De hecho, los productos eco para niños están siendo los más demandados", apunta Martín.

Suecia registra el mayor crecimiento

Actualmente, Suecia es el país del mundo con mayor crecimiento en la venta de alimentos orgánicos, con un incremento de un 38% el pasado año, llegando a los 1.672 millones de euros en ventas. Por su parte, en Dinamarca las ventas de alimentos ecológicos llegaron a los 831 millones de euros, siendo el país donde hay un mayor porcentaje de consumo de orgánicos con respecto al total de consumo de alimentos. Además, existe una clara apuesta del gobierno de Dinamarca por los alimentos ecológicos, y ha anunciado un plan con 67 medidas que tiene como objetivo duplicar la superficie ecológica para el año 2020 e incrementar la demanda de alimentos ecológicos en la población del país.

Igualmente, en Noruega este sector está teniendo un crecimiento muy rápido y la venta de productos orgánicos se ha incrementado un 30% en el último año. Y en lo que respecta a Finlandia, es de los países nórdicos el que tiene un menor consumo de productos orgánicos (225 millones de euros en 2014), aunque se percibe una tendencia alcista, ya que las ventas crecieron un 5% en el último año.

Actualmente, los productos orgánicos más consumidos son huevos, carnes, lácteos, frutas, verduras y comida de bebé. Suecos, daneses, noruegos y finlandeses dicen consumir frutas y verduras orgánicos para evitar las sustancias químicas, tanto por su salud como por el daño que los químicos hacen al medio ambiente. Demandan, también, carne y huevos de granjas en las que los animales tengan su espacio, con alimentación natural o piensos de calidad.