AMDPress.- Las exportaciones de vino español alcanzaron 280,60 millones de litros durante el primer trimestre del 2003, con un incremento del 15,85% respecto al mismo período del año anterior, según los datos de la Federación Española del Vino (FEV), elaborados en base a cifras de la Dirección General de Aduanas. En términos de valor, el mercado exterior significó unos ingresos de 317,85 millones de euros, un 8,9% más que los 291,87 millones de los tres primeros meses de 2002. Este menor crecimiento en la facturación refleja el 6% de descenso del precio medio, que se situó en 1,13 euros por litro.

Por productos, las exportaciones de vinos con denominación de origen aumentaron un 4,9% en volumen y un 5,53% en valor, con una ligera mejora (0,6%) del precio medio, que fue de 2,26 euros por litro. Por su parte, los vinos de mesa incrementaron su comercialización al exterior un 21,4%, alcanzando una facturación de 76,43 millones de euros ( 17,73%). El precio medio de estos productos cayó un 3,03%, hasta 0,45 euros por litro.

También descendió el precio del cava (-13,81%), cuyas exportaciones crecieron un 15,26% en valor y un 33,73% en volumen. Asimismo, el mosto se vendió un 9,77% más barato, consiguiendo un aumento de la comercialización del 84,65%, que representó un alza del 66,62% en los ingresos.

La FEV considera que estos datos de exportaciones son muy positivos y confirman la tendencia creciente experimentada desde noviembre de 2002. Pese a ello, el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) ha planteado un cambio de estrategia para la promoción de los vinos españoles a partir de 2004. El ICEX afirma que esta nueva planificación responde a las peticiones del sector, que demanda homogeneizar los mensajes en campañas genéricas bajo la referencia “Vinos de España”.

El ICEX considera que los planes desarrollados hasta ahora no han tenido el resultado previsto debido a que la coincidencia de campañas de diferentes denominaciones en los mismos mercados produce pérdida de impacto.

La Asociación de Bodegas de Vinos de España (AVIMES) ha explicado que se deben unificar los esfuerzos para diseñar una nueva estrategia más efectiva en los mercados internacionales. El objetivo es lograr aumentar un 50% las exportaciones a medio plazo. Para ello, el plan de promoción se basa en que el consumidor internacional identifique en primer lugar la marca país, aunque después se informará en campañas comunes sobre denominaciones de origen o vinos de la tierra, para que el comprador pueda reconocer la especificidad del producto regional o territorial.

Por otro lado, las asociaciones de bodegueros están impulsando la creación de “Vinos de la Tierra de España”, como una marca colectiva que permita exportar vinos de mesa de mayor valor añadido a unos precios competitivos. Esta marca, que, según la legislación comunitaria, no podría incluir la producción de todo el territorio nacional, sería gestionada por un organismo externo que controlaría la calidad de sus productos.