Aral Digital.- El consumo de helados en 2008 se mantendrá en la misma línea que el año pasado, lo que supone unas previsiones de cerca de 8 litros per cápita y 334 millones de litros, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Helados (AEFH). Ello es debido a la desestacionalización del consumo de helados, lo que permite mantener el nivel de ventas.

Por ello, los fabricantes de helados de marca ya están preparados para afrontar la campaña de este año, apostando por una oferta de helados muy variada con el objetivo de satisfacer a toda la población y facilitar su consumo en cualquier momento y lugar.

Pese a la irregularidad meteorológica del verano pasado, que hacía prever un fuerte descenso del consumo, los fabricantes hacen un balance positivo de 2007 dado que, finalmente, fue sólo muy ligeramente inferior al del año anterior, debido a que cada vez se consumen más helados fuera de las fechas estivales. De hecho, según la AEFHelados, los meses en los que se registraron mayores niveles de crecimiento de consumo en 2007 fueron los de invierno, con un crecimiento del 13% en enero, 15% en febrero y un 4% en diciembre.

Para dar respuesta a esta demanda, este año se presentan helados en cómodos envases, de fácil emplatado o con atractivos diseños. Además, las novedades se caracterizan por la fusión de diferentes sabores, nuevas texturas y propuestas atractivas para los más pequeños como es el caso de packs que incluyen regalos.

Con todo ello, los fabricantes han evitado la concentración de ventas en un único momento del año y, en consecuencia, minimizan la repercusión negativa en las ventas de la climatología. A ello también ha contribuido a que cada vez integramos más el helado en nuestra dieta, de hecho las ventas en supermercados y restaurantes tienen un crecimiento constante.

Por Comunidades, a lo largo de los últimos años, Levante ha sido todos los veranos la región de mayor consumo. Según los últimos datos disponibles, el 93% de los habitantes de la zona declaró haber consumido helados al menos una vez. Muy de cerca le siguen Cataluña y Aragón; y la zona norte (Cantabria, País Vasco y la Rioja).

Por el contrario, durante el invierno son Cataluña y Aragón las regiones donde la población afirmó haber consumido helados en mayor medida, un 52% de la población afirmó haber consumido helados en comparación del resto de España donde la media nacional se situó en un 44,8%, cifra superior a años anteriores.

Los datos de consumo a nivel europeo nos sitúan aún muy por debajo de los países del Norte de Europa, Alemania o Bélgica (aunque respecto a éstos dos últimos seguimos acortando distancias); al mismo nivel que Francia o Italia y por encima de Portugal y Grecia. Destaca el consumo de helados en Finlandia y Suecia con cifras que superan los 12 litros per cápita.