El consumo de vino con denominación de origen experimentó un nuevo retroceso de un 4% en 2000 que ha afectado básicamente a la denominación líder, Rioja, cuyas ventas descendieron un 8%, según el estudio de ACNielsen para el Consejo Regulador sobre la evolución del mercado de vino en España en 2000. Esta reducción representa, sin embargo, una recuperación de las ventas de Rioja que se vieron mermadas el año anterior en un 13%. En 1999, la caída de las ventas se vio compensada por el incremento de los precios, propiciando el aumento de la facturación en un 19%, un crecimiento superior al registrado en 2000, año en el que los precios subieron un 11% de promedio.

Este estudio pone de manifiesto que el canal de hostelería se ha convertido en un mercado fundamental para los vinos con denominación, acaparando un 62,5% de las ventas. Un mercado en el que irán entrando progresivamente otras denominaciones, pero en el que actualmente Rioja mantiene el liderazgo, con una participación del 39,3%, seguida de la D.O Navarra, con un 8,8% de participación.