ARAL Digital.- La creciente importancia que concede el ciudadano al precio en el momento de compra y la mayor inquietud por planificar adecuadamente este mismo momento de consumo son indicativos de la situación más dura a la que se enfrentan las economías domésticas, según desvela la VIII edición del estudio correspondiente a “El Comercio y sus Compras” de AIMC Marcas, el estudio de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC).

El estudio, realizado a lo largo de 2011, destaca que cada vez se planifica más la compra, mientras en el año 2007 era de un 47,1%, en la actualidad alcanza un 57,6% . Asimismo, se ha producido una tendencia a comprar productos más baratos, con un incremento de 16,5% de 2007 a 2011. Además, se ha registrado un descenso relevante de la compra basada en marcas de confianza, sólo en el último año supone un descenso del 9%. También se ha reducido el número de individuos que piensan que merece la pena pagar más por artículos de calidad, del 75,1% en 2007 se ha pasado al 67,4% en 2011.

Por otra parte, más de la mitad de los consumidores (51,6%) considera que las marcas blancas son de igual calidad que las grandes marcas. Sin embargo, continua existiendo cierta desconfianza, ya que para más del 62% la calidad de las marcas blancas depende del establecimiento, e incluso el 40% piensa que la calidad de las marcas blancas depende del producto en concreto . A pesar de ello, aunque exista cada vez más confianza en las marcas blancas, a la mayoría de la gente (62.1%) le gusta comparar entre distintas marcas a la hora de comprar, y casi dos tercios prefieren comprar donde hay marcas diferentes. Además, ha crecido paulatinamente el colectivo de quienes piensan que la compra a través de Internet hace la vida más fácil, si bien aún no llega al 12%.

Los factores más relevantes a la hora de elegir el lugar de compra de los productos de alimentación son el precio (48.8%), la proximidad (44%) y la calidad de los productos (41.6%). Las compras para el hogar se realizan cada vez más espaciadas en el tiempo. Si en 2003 el 22,5% de las amas de casa iban a la compra 4 o más veces a la semana, en 2011 no llega al 15%. Asimismo, se impone la compra en el supermercado/hipermercado, bien sea en el centro (73.9%), o fuera de la ciudad (42%). Pero sigue siendo relevante el hábito de compra en tiendas tradicionales: la compra en mercado, carnicería, verdulería y fruterías, y panadería supera en todos los casos el 40%.

Sobre los establecimientos comerciales visitados más frecuentemente destaca: A nivel nacional, cuatro establecimientos comerciales son los más visitados más frecuentemente, situándose por encima del resto, Mercadona, Carrefour, DIAy Eroski. D hecho, el liderazgo de Mercadona es patente, es el más mencionado en 11 de las 17 comunidades. Carrefour sólo lidera en Cantabria, DIA en La Rioja y Eroski lo hace en País Vasco, Navarra y Galicia. Sin embargo, hay una cierta importancia de ciertos establecimientos con un carácter más local. Así, Alimerka es líder en Asturias con un 32,7% de menciones.

La distancia recorrida al realizar la compra principal es normalmente inferior a las 2 km., (así lo dice el 62.2% de las amas de casa), y está muy asociada al tipo de hábitat donde se encuentra el hogar. Mientras que en las ciudades de más de 200.00 habitantes un 72,1% de los hogares hacen sus compras en establecimientos situados a menos de 2 km del hogar, en el caso de las ciudades de menos de 10.000 habitantes esta cifra cae al 43.1%.

El coche es el medio de transporte más utilizado para realizar la compra de alimentación y otros productos del hogar (lo utiliza el 55% de los hogares) pero su importancia es creciente en los hábitats pequeños. En las grandes ciudades predomina ir caminando.