La Comisión Europea informó el viernes, 6 de julio, que ningún Estado miembro tomará medidas contra las exportaciones de aceite de oliva español, tras la información remitida por las autoridades españolas. De momento sólo se están aplicando medidas cautelares sobre las botellas de aceite de orujo de oliva.

Por su parte la industria española de aceite de orujo ha calculado las pérdidas ocasionadas por la decisión de inmovilizar este producto por parte del Ministerio de Sanidad y Consumo en 2.500 millones de pesetas sólo este año.