La Comisión Europea se encuentra preparando un proyecto de etiquetado en la carne de porcino, ovino y aves para que el consumidor pueda tener una mayor información de la procedencia del producto que adquiere. La apuesta de España, liderada por la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino, es reseñar en la etiqueta si la carne es de origen del interior de la UE, sin especificar país.

Miguel Ángel Higuera, director de la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor), ante la iniciativa de la Comisión Europea de que en el etiquetado de la carne de porcino, ovino y aves, aparezcan los países de la última parte de cría del animal, así como el lugar de sacrificio, ha señalado "tenemos que potenciar nuestros productos como Unión Europea perdiendo peso como países individuales para ganarlo como conjunto", "de esta forma conseguiremos un sector de producción de porcino comunitario mucho más competitivo a la hora de exportar, y seremos capaces de negociar ante terceros países en condiciones más ventajosas".

Durante los últimos meses la Comisión Europea ha estado preparando un nuevo proyecto sobre las nuevas normas de origen en el etiquetado de la carne de porcino, ovino y aves. A día de hoy, la propuesta que más apoyo tiene por parte de la Comisión Europea pasa por indicar en el etiquetado los países de nacimiento, crianza y sacrificio del animal. "Según estimaciones hechas por el Copa-Cogeca, poner en marcha esta opción tendría un sobrecoste en el producto del 2,5%", comenta Miguel Ángel Higuera. "En cambio, el hecho de indicar solamente si procede o no de la UE, sin especificar países, no tendría ningún tipo de sobrecoste en el producto final e incrementaría la competitividad del sector".

Tal y como continúa subrayando el director de Anprogapor, "si finalmente la nueva norma de etiquetado de productos se decanta por indicar el país de procedencia, crianza y sacrificio del animal, el sobrecoste que esto conllevaría no podría ser asumible por la industria, por lo que habrá que estudiar si el consumidor lo asumiría. Antes de poner el proyecto en marcha deberíamos preguntarnos si es un requisito de gran necesidad o se trata de un capricho".

Esta nueva propuesta de la Comisión Europea se enmarca en un conjunto de acciones que tienen como objetivo incrementar la información al consumidor sobre la carne fresca que adquiere. "De todas formas, desde el sector productor de porcino tememos que bajo esta opción también se esconda una vía para incrementar el proteccionismo ante mercados importadores, es decir, que se trate de influir al consumidor para que consuma carne de su propio país y no importado", indica Higuera. "Hemos de dejar claro que se trata de dar una información extra al consumidor, ya que la trazabilidad del producto está más que garantizada y es de obligado cumplimiento".

La producción de carne de cerdo en España se ha visto reducida en un 1,5% en el primer semestre de 2013 y se prevé que este año haya una ligera una disminución con respecto al pasado debido a la adaptación a la normativa europea sobre bienestar animal y la reducción de las exportaciones a Rusia. "Para 2014 se prevé una leve recuperación del sector y que se incremente la cifra de producción", asegura el director de Anprogapor.