AMDPress.- La movilización de 2.000 ganaderos integrados en la Unión de Pequeños Agricultores y Ganderos (UPA) paralizaron ayer durante unas horas la actividad de los 15 mataderos más representativos de las principales zonas de producción de siete comunidades autónomas (Andalucía, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura y Murcia) en protesta por la actitud que ha adoptado la industria cárnica de repercutir en el ganadero el coste de eliminación de las harinas cárnicas. Una situación que se ha planteado ante la falta de un marco legal, ya que el sector se encuentra a la espera de llegar a un acuerdo con el Gobierno para aprobar de manera urgente la nueva normativa que establecerá, según UPA, una tasa para financiar el coste de la eliminación de dichos MER a cargo de los consumidores.

El Ministerio de Agricultura se ha comprometido a aprobar el próximo día 18 de enero la norma que regulará la situación.