AMDPress.- Müller, fabricante alemán de postres lácteos, ha confirmado que mantiene sus previsiones de convertirse en el segundo principal operador del sector nacional en un plazo de cinco años, a pesar de las dificultades encontradas en su entrada en el mercado español. Como se recordará, esta compañía denunció a Danone España ante el Servicio de la Competencia por supuestas prácticas de abuso de posición dominante para “impedir y/o excluir sus productos de la distribución”, destacando además la similitud entre los postres presentados por Müller para el mercado nacional y los posteriormente lanzados por la filial de la firma francesa (ver ARAL Digital número 716).

En cualquier caso, según Olivier Chavanon, director de marketing de Müller Ibérica, la compañía ha comenzado su andadura entrando en los lineales de cadenas como Carrefour, Champion e Hiper Usera en la Comunidad de Madrid; está iniciando su presencia en las tiendas Caprabo y tiene prevista, a corto plazo, su expansión en Cataluña.

Además, para potenciar la situación alcanzada hasta ahora, Müller ha preparado una “campaña muy potente de televisión para el ámbito de Madrid”. Esta comunicación incidirá en el concepto de “placer”, sobre el que la compañía basa el valor de su marca, y presentará ésta como una alternativa a los productos presentes en el mercado.

Chavanon destaca que los elementos diferenciadores de sus yogures, mousses, etc. se centran en el mayor formato (de 150 gramos), en los colores (su gama roja es uno de los puntos claves de la denuncia contra Danone) y la presentación en envases individuales (no hay que adquirir packs del mismo sabor, etc.)

El Grupo Müller cuenta con tres plantas, en las que se producen cerca de 1.800 millones de kilos anuales de postres lácteos frescos. Dos de estas fábricas están situadas en Alemania (en Leppersdorf y Arestried), donde se elaboran los productos comercializados en el mercado nacional, y una tercera se encuentra en el Reino Unido (Market Drayton).

Como se recordará, el grupo ha adquirido recientemente el negocio de postres lácteos de Nestlé Alemania y la licencia de comercialización de LC1 en los mercados de Alemania y Austria (ver ARAL Digital número 801). Según Chavanon, se trata de una primera operación entre ambas compañías, que podrían realizar más operaciones en el futuro. En cualquier caso, la relación entre Müller y Nestlé no tendrá consecuencias en el mercado español a corto plazo.