En el primer semestre del año, el grupo alimentario suizo Nestlé ha obtenido un beneficio neto de 1.898 millones de dólares (2.076 millones de euros o 345.436 millones de pesetas), es decir un 12,7% más. Por su parte, el resultado de explotación antes de impuestos e intereses registró una subida del 0,4%, con 2.599 millones de dólares (2.842 millones de euros o 473.018 millones de pesetas).

En lo que se refiere a las ventas, éstas alcanzaron los 24.819 millones de dólares (27.148 millones de euros o 4,5 billones de pesetas), con un aumento del 6,3% debido, básicamente, al crecimiento interno, que fue del 4,6%.

El crecimiento interno fue del 7,2% en Asia, Oceanía y Africa, frente al 2,9% de América, donde los buenos resultados de Latinoamérica compensaron la ralentización experimentada por Estados Unidos. En Europa, el crecimiento fue del 2,6%, con una fuerte progresión en los países del Este.

Por productos, las bebidas supusieron el 11,8% de las ventas; los lácteos, el 11,4%; los platos preparados, el 10,3%; y los chocolates, el 5%.