"Gullón inventó la galleta saludable en España. Esa es nuestra principal aportación al sector", explica con satisfacción Juan Miguel Martínez Gabaldón, director general de la compañía palentina, durante una entrevista con ARAL, en la que adelanta que la empresa cerrará 2014 facturando 285 millones de euros, un 10% más que en el ejercicio anterior. La galleta se ha comportado muy bien durante la crisis y, aunque durante 2014 el consumo interior se ha resentido algo, Gullón cumplirá un año más con su objetivo.

Con más de un siglo de vida, la empresa de Aguilar de Campoo no ha cerrado un solo ejercicio sin crecimiento. El "secreto", según explica su director general, está en ser una empresa "humilde, sencilla y muy austera"; aunque es consciente de que que su actual dimensión es fruto de haber reinvertido siempre el 100% del beneficio, así como sus apuestas decididas tanto por la innovación como por la exportación.

Juan Miguel Martínez Gabaldón (Pozo Amargo, Cuenca, 1954) es un profundo conocedor del sector galletero, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Desde 1985 está al frente de Galletas Gullón como director general donde ha logrado transformar profundamente el modelo de gestión y explotación de esta empresa familiar para conseguir tanto el liderazgo nacional como que sus productos estén presentes en 108 países del mundo. Una tarea en la que siempre ha contado con la visión del negocio y el apoyo de la propietaria de la compañía, María Teresa Rodríguez, que asumió la presidencia en 1983 tras el fallecimiento de su marido.

"Dietética popular

La inversión autofinanciada, la no distribución de dividendos y una austeridad total han proporcionado a Gullón un crecimiento sin ataduras y ocupar un lugar de privilegio, siendo una galletera de capital 100% español, en un sector dominado por multinacionales.

La empresa palentina ha logrado su liderazgo en el segmento de galletas saludables mediante la estrategia de ofrecer sus productos a precios para todos los bolsillos: lo que Martínez Gabaldón denomina "dietética popular". Mientras, resalta también como hecho diferencial la responsabilidad con su entorno que siempre ha subyacido en el desarrollo de Gullón: "Nosotros no estamos en Madrid o Barcelona. Estamos apartados en mitad de la montaña palentina y el ser socialmente muy responsables con nuestros trabajadores, nos viene de siempre porque sabemos que la economía de la zona depende de nosotros".

"Somos una empresa que tenemos que permanecer y las decisiones las tomamos en familia". Y explica la importancia de que María Teresa, la propietaria, vea a la empresa siempre como parte del pueblo en el que está enclavada. El objetivo no es otro "que sea sostenible y que viva muchos más años", insiste Martínez Gabaldón durante la conversación con ARAL.

285 millones de facturación 

Gullón llegará a los 285 millones de euros de facturación en 2014, en un año en el que la exportación ha evolucionado muy favorablemente dentro del negocio de la galletera. Martínez Gabaldón señala que excepto en Europa (con algunos países en negativo), EE.UU y Canadá, que son mercados más maduros y donde el consumo tiende a estabilizarse; en el resto de los países del mundo el producto tiene un gran crecimiento. "La exportación nos crece más que el negocio interior y, sin duda, es el futuro. En nuestra empresa la exportación supone entre un 35-37% del total. Es imposible planificar el futuro de una empresa sin tener en cuenta la exportación".

El mercado de la Unión Europa por tradición es el mayor. Portugal, Italia, Alemania, Francia, Bélgica, Grecia..., son los mercados naturales de Gullón. Pero también crece en EE.UU. (donde está desde hace más de 25 años exportando), Canadá, Latinoamérica y todos los países asiáticos. La compañía está presente en 108 países de todo el mundo.

Expansión internacional 

La industria galletera se ha mecanizado mucho en España en los últimos años y el producto español además es muy bueno y apreciado, asegura el director general de Gullón. "Somos competitivos por precio pero también por calidad. Nuestra relación calidad/precio es muy competitiva en todo el mundo", indica.

En la actualidad Gullón posee dos filiales, en Portugal e Italia. "Con la de Portugal somos ya la segunda marca del país -indica Martínez Gabaldón- y hay países con directores comerciales en los que se podría ya dar el paso de crear filial". "En EE.UU., francamente, creo que tendríamos que tener ya filial y probablemente esta sea la siguiente", avanza Martínez Gabaldón, para insistir en que "la expansión que hagamos tiene que estar siempre controlada. Sin prisa y a nuestro ritmo".

"Tenemos detrás a mucha gente que depende de nosotros y la responsabilidad es muy grande con nuestros trabajadores por eso la expansión que hagamos no debe suponer ningún peligro para la compañía. En definitiva, no queremos ser una empresa que vaya corriendo para acabar en manos de una multinacional. Somos una empresa hoy estable y queremos que toda la gente de la comarca tenga claro que las cosas se van a seguir haciendo con proyección de futuro y muy seguras. Ese el estilo de empresa que tenemos", asegura el director general de Gullón.

Más información en el nº 1619 de la revista ARAL en papel donde se puede leer la entrevista completa a Juan Miguel Martínez Gabaldón realizada por Carmen Méndez.