AMDPress.- El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes, 28 de febrero, un Real Decreto por el que se regulan los procedimientos de muestreo y análisis de plomo, cadmio, mercurio y 3-monocloropropano-1,2-diol (3-MCPD) y de los alimentos susceptibles de contenerlos en cantidades perjudiciales. Esta nueva normativa amplía el número de sustancias contaminantes y alimentos para dotar a los productos de unas mayores garantías para el consumidor.

Con la nueva normativa, transposición de una Directiva comunitaria, los muestreos y análisis de las autoridades sanitarias nacionales vigilarán las dosis de plomo en la leche y los productos lácteos, preparados para lactantes, carne y productos cárnicos, pescados y productos pesqueros, cereales, hortalizas, frutas, grasas y aceites, zumos de frutas y vinos; de igual forma, se controlará el contenido de cadmio en la carne y productos cárnicos, pescado y productos pesqueros, cereales, hortalizas y frutas.

Asimismo, se revisará el mercurio incluido en pescados y productos pesqueros, y el 3-MCPD de la salsa de soja y de aquellos alimentos que contengan proteína vegetal hidrolizada, como sopas o cubitos para éstas.