AMDPress.- Nueva Rumasa ha mostrado su interés por negociar con Pernod Ricard para hacerse con los activos de Allied Domecq en Jerez y en México, en una operación que incluiría marcas, bodegas, viñedos, existencias y personal, en caso de que fructificase la OPA amistosa que la compañía francesa acordó con la dirección de la multinacional británica.

En principio y de culminar con éxito la OPA, Pernod Ricard había acordado financiar parte de la operación traspasando a la estadounidense Fortune Brands algunas de sus marcas actuales y de las que pasarían a engrosar su cartera de productos en España, como la ginebra Larios y las bodegas jerezanas por las que se ha interesado Nueva Rumasa. Además de la oferta firme de Pernod, otros grupos han mostrado interés por hacerse con los activos de Allied Domecq, como Constellation, que está liderando un grupo de compañías de espirituosos para presentar una contraopa.

Las marcas jerezanas por las que Nueva Rumasa ha mostrado interés incluyen varios brandies (Presidente, Carlos I, Carlos III, Felipe II, Fundador, Terry Centenario, Azteca de Oro, etc.), el fino La Ina y vinos de Jerez como Venerable, Capuchino, Sibarita, Botaina o Río Viejo. En Mexico, Allied Domecq cuenta con plantas de vinificación y destilación en Zacatecas, Baja California, La Paz y Estado de México y de tequila en Jalisco, así como una red propia de distribución y comercialización. Es la primera compañía en vino y destilados en el país, con un volumen de ventas superior a las 9 millones de cajas, y una facturación de 400 millones de dólares.

Por su parte, Nueva Rumasa, que el pasado año adquirió Sandeman Jerez a la portuguesa Sogrape, cuenta en la actualidad en su división de bebidas y licores con marcas como Espléndido o Venerable en brandies, Fino San Patricio, Manzanilla Juncal, Ponche Soto, Garvey Cream o Licor Calisay, así como bodegas integradas en cuatro denominaciones de origen diferentes, Rioja, Toro, Oporto y Penedés, si bien también elabora vinos para las D.O. Ribera del Duero y Rueda y prevé la construcción de una nueva bodega en Castilla La Mancha. La compañía de la familia Ruiz-Mateos se hizo el pasado mes de octubre con la distribuidora de vinos y licores española Los Conejos, que factura anualmente cerca de 61,5 millones de euros.