La firma hortofrutícola Pascual Hermanos ha anunciado hoy a la CNMV su decisión de abandonar el negocio de naranjas y mandarinas, ante las pérdidas sufridas en las últimas campañas. Esta decisión adoptada implicará el cierre de sus almacenes de Sueca y Carcagente, por lo que la compañía ha procedido a presentar un expediente de regulación de empleo ante la Generalitat Valenciana.

Según la empresa, con el objetivo de atenuar los efectos que esta medida puede tener para los trabajadores “se han iniciado contactos con otras empresas del sector”.