La hostelería es uno de los principales sectores tractores de la economía española, ya que representa en torno al 7% del PIB de nuestro país y tiene impacto directo sobre el sector del turismo. En este contexto, se estima, según un estudio de Hostelería de España, que cerca del 30% de establecimientos hosteleros, unos 85.000 locales, podrían cerrar como consecuencia de la paralización de la actividad provocada por la crisis sanitaria del CovidD-19.

Ante esta situación, Calidad Pascual ha apostado por reforzar su apoyo al sector con un plan 360º llamado #PequeñoGranHostelero que se basará en 3 pilares: reapertura, reactivación y reinvención. Lo hará prestando especial atención a los negocios que pueden verse más afectados por esta situación, como son los hosteleros independientes, de proximidad, es decir, los bares de barrio, pequeñas cafeterías o negocios familiares.

De este modo, Pascual, contribuirá de forma gratuita con 6,5 millones de consumiciones para ayudar a la reactivación de más de 80.000 pequeños hosteleros de toda España. Además, está impulsando otras medidas de acompañamiento siguiendo todas las directrices sanitarias, como incentivar las ventas a corto plazo con nuevas formas de negocio y digitalizarse para afrontar la “nueva normalidad”.

Los hosteleros recibirán productos de Pascual y de sus partners para el canal que supondrán una facturación acumulada de alrededor de ocho millones de euros

En esta primera fase de reactivación, los hosteleros recibirán diversos productos del portfolio habitual de Pascual y de sus partners para el canal, como café Mocay, agua Bezoya, Leche Pascual, cerveza Ámbar y Mica, conservas Isabel, aceites de Borges, AUARA, vinos y salsas. Esta cantidad supone una facturación acumulada de alrededor de 8 millones de euros para ayudar a estos establecimientos a generar negocio.

Asimismo, el plan también recoge nuevos servicios de ayuda al cliente. Entre ellos se incluyen formaciones en materia de gestión o medidas de seguridad sanitaria, servicios de asesoramiento ad hoc y consultoría o herramientas a disposición del hostelero que permitan avanzar hacia la digitalización de estos negocios. Todo ello con el objetivo de ayudarle a implementar nuevas formas de negocio que han emergido y se han consolidado durante esta crisis, como el delivery o el take away.

Así, Pascual ofrecerá a todos sus clientes de hostelería una app que permite interactuar con el consumidor final de una forma más digital. En concreto, esta app permitirá descargar en los móviles, a través de un código QR, los menús y cartas de los bares, facilitando el consumo en terrazas y el take away al evitar contactos físicos, incluso da la posibilidad de realizar pedidos desde casa y en el propio local o terraza y facilita el pago online.

“Calidad Pascual siempre ha tenido y tendremos la ambición de dar un servicio integral a nuestros clientes con el objetivo de aportar valor en la gestión de su negocio y ayudarle a mejorar su rentabilidad. Por eso, nuestra estrategia comercial constituye una de nuestras más peculiares señas de identidad y es que Don Tomás Pascual, nuestro fundador, ya fue un vendedor de proximidad, un comercial a la vieja usanza. Esa filosofía impregnó su visión de empresa: llegar hasta el último establecimiento de alimentación y hostelería. Nuestra gran capilaridad nos permite llegar a la hostelería y el pequeño comercio, que son quienes vertebran los territorios, siendo las pymes quienes colman el tejido económico, empresarial y social de pueblos y ciudades y, en definitiva, hacen país. Por eso, hoy más que nunca, con este plan queremos seguir a su lado, reencontrarnos y trabajar por el futuro de todos”, afirma Javier Ribera, director general de Bebidas y Distribución de Calidad Pascual.