AMDPress.- La bodega Federico Paternina perdió el año pasado 5,5 millones de euros, lo que supone un 33% menos respecto a las pérdidas registradas en 2002, que ascendieron hasta los 8,3 millones. La facturación se situó en los 34,4 millones, un 7,7% menos que la obtenida en el ejercicio anterior, según informó la compañía a la CNMV.

La compañía achacó las pérdidas a la comercialización de las añadas 98 y 99, aunque la mejora de costes "se va apreciando y se verá claramente este año". También influyó en este resultado la amortización cargada en 2003 de los gastos procedentes de la campaña de comunicación de nueva imagen realizada a finales de 2002 por la compañía.

Respecto a la caída en la cifra de negocio, la bodega la atribuyó a un descenso de casi 5 millones en graneles, mientras que todos los capítulos de facturación de embotellado crecieron. Concretamente, Ribera aumentó un 67%, Jerez creció un 52% y Rioja, un 5%.