El jurado de la Asociación de Autocontrol de la Publicidad (AAP) ha dictado una resolución que declara que un anuncio reciente de Pepsico infringe las normas del Código de Conducta Publicitaria y solicita a la firma estadounidense que “cese” su emisión. La resolución se produce a raíz de una reclamación presentada por Coca-Cola España, en la que se alegaba que la publicidad de Pepsico constituye un supuesto de publicidad comparativa ilícita de acuerdo con las normas legales y deontológicas vigentes. Las imágenes del anuncio mencionado muestran como un repartidor de Coca-Cola y un repartidor de Pepsi intercambian sus respectivas bebidas, resultando una pelea final entre los dos a causa de que el repartidor de Coca-Cola se negaba a devolver el refresco de Pepsi al repartidor de esta compañía.