Puratos, empresa dedicada a la creación de soluciones de panadería, pastelería y chocolate, sigue creciendo en España con la apertura de un hub de 6.000 metros cuadrados en Torrejón de Ardoz (Madrid). Con la sede madrileña, la compañía suma una nueva ubicación a los centros en Sils y Sintra (Portugal).

La nueva sede corporativa de Madrid se divide en tres áreas. Por un lado, un almacén con tres cámaras de temperatura controlada para diferentes productos; un centro de Innovación que será el más moderno de Europa; y por último un apartado dedicado a la distribución para todos los clientes de Puratos del centro y sur peninsular. 

La nueva sede, que ha supuesto una inversión de más de 5,5 millones de euros, supondrá un lugar de encuentro para los profesionales de la panadería, bollería, pastelería y chocolate en todos sus niveles   

De esta manera, Madrid albergará el Centro de Innovación más moderno del Grupo Puratos en Europa. “Es un puntero en sector retail y QSR donde esperamos que sea lugar de reunión de nuestros clientes  para que a partir de nuestros ingredientes puedan desarrollar sus propuestas futuras”, explica Jorge Grande, director general de Puratos Iberia.

Asimismo, servirá para contribuir aún más al Customer Centricity, método con el que se quiere ofrecer una atención mucho más personalizada y próxima a sus clientes y compartir con ellos estudios de mercado y las futuras tendencias del mercado bajo el sello Taste Tomorrow, entre otras.

La formación al canal artesano también estará presente en Madrid, con sesiones sobre nuevas tendencias, seminarios y jornadas técnicas centradas en las nuevas líneas de negocio, como las tecnologías aplicadas a las Masas Madre o la gama de productos Health & Well-Being, que desde el inicio de la pandemia ha aumentado considerablemente su demanda.

A nivel logístico, la presencia de Puratos en la capital española también reportará beneficios. Con ella, la compañía tendrá un mayor nivel de stock, lo que supondrá un mejor servicio. Además, al estar situada en un punto estratégico, permitirá reducir los tiempos de entrega en otros puntos de la Península.