AMDPress.- La Federación Española del Envase de Madera y sus Componentes (Fedemco) ha comunicado que “las organizaciones Siel y Grow han promovido nuevos estudios en Francia que corroboran la idoneidad de la madera como material susceptible de ser utilizado como envase para productos alimentarios”.

Con estos nuevos estudios se pretende desterrar la idea errónea de que la madera, por ser un material poroso, es susceptible de contaminar los alimentos a través de los hongos o agentes patógenos que puedan quedar en ella. En este sentido, un nuevo método físico de análisis ha corroborado, según Fedemco, lo que otros estudios bioquímicos ya habían demostrado: que la madera es un inhibidor bacteriano y que sus propiedades físicas impiden la supervivencia de las bacterias.

En Francia, la nueva utilización del método de la medida de la impedancia que realiza el profesor Jean Bernard Milliere de la Escuela Superior de Agronomía e Industrias Agroalimentarias, se basa en la evidencia de que si las bacterias permanecen vivas en el interior de la madera entablan un intercambio metabólico cuantificable con su entorno. Los resultados de este método han demostrado que la actividad metabólica en la madera decrece hasta un 79% en la primera hora, un 97% en la cuarta y un 99,95% en 24 horas.