Aral Digital.- La Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) Ternera de Extremadura tiene previsto cerrar el ejercicio 2006 con una certificación que supera los 2 millones de kilos de carne y más de 7.000 canales. Ello se ha producido en un año en el que el sector se ha visto perjudicado por la menor producción de terneros y por los precios altos de la carne. Esta situación ha provocado la salida de un amplio número de terneros para su remate fuera de la Comunidad Autónoma.

Ternera de Extremadura ha aumentado el número de ganaderías inscritas de 390 en 2005 a 410 en 2006 y ha pasado de 135 cebaderos a 260, manteniendo el número de industrias en 13. Actualmente, el 30% de las ventas de este vacuno se concentra en Extremadura y el 70% en Madrid, Andalucía, Italia y, simbólicamente, en Portugal. Para 2007, la I.G.P. espera afianzarse en el mercado madrileño a través de un acuerdo comercial con un distribuidor de Mercamadrid.

El principal objetivo de la l.G.P. para la próxima campaña es conseguir que los consumidores conozcan las virtudes y cualidades de la Ternera de Extremadura a través de la promoción en carnicerías y puntos de venta. Además, reforzará su función de control y certificación del producto tal y como solicita la normativa europea EN 45011.

De esta manera, se consigue “buscar valor añadido al producto certificado y conquistar nuevos mercados que valoren la forma de producir nuestra ternera”, señaló Miguel Morillo-Velarde, director técnico de la I.G.P. Ternera de Extremadura.

La Ternera de Extremadura se ampara bajo el sello de la Indicación Geográfica Protegida porque el régimen de explotación es común en las 22 comarcas que componen la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Las principales razas de vacuno son la Retinta, Avileña Negra Ibérica, Morucha y Berrendas. También existen algunos ejemplares de Blanca Cacereña. Junto a las razas autóctonas, todas ellas dedicadas en la actualidad a la producción cárnica, se utilizan otras de origen europeo, principalmente la Charolesa y Limusín, para la obtención de animales cruzados con las madres autóctonas.