AMDPress.- Representantes de United Biscuits en España aseguraron ayer que Fontaneda está en quiebra y la única forma para salir de la crisis es cerrar la planta palentina de Aguilar de Campoo. El grupo aseguró que de lo contrario los otros dos centros, el de Viana en Navarra y el de Orozco, en el País Vasco correrían peligro. En la actualidad las tres plantas del grupo se encuentran en un nivel de producción mínimo. Aguilar está al 30% de su capacidad, la de Viana al 39% y Orozco al 50%.

Según las cifras presentadas por United Biscuits, en 1997 Fontaneda tenía unas pérdidas de ocho millones de euros, que desde entonces han ido aumentando hasta los 19,9 millones de euros, debido a la imparable caída de la cuota de mercado de la marca, que en menos de seis años se ha reducido a la mitad.

United Biscuits en España cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas netas de 3,2 millones de euros.