Agua de Cuevas actualiza su imagen tratando de reflejar mejor su propia identidad a través de sus envases. De este modo, se viste de verde haciendo gala de su origen, un color que nos remite a las montañas asturianas donde se ubica el manantial, así como a su firme compromiso con la sostenibilidad, ambos pilares estratégicos de la compañía.

La marca asturiana de agua mineral, perteneciente a Hijos de Rivera, está fuertemente vinculada al entorno natural del que proceden sus aguas, apoyando también eventos emblemáticos para Asturias como el Descenso del Sella, y, en los últimos años, ha reforzado su apuesta por el cuidado de la naturaleza, en particular a través de la economía circular.

El pasado mes de julio, Agua de Cuevas anunciaba el lanzamiento de su formato estrella de 1,5 litros en un envase 100% hecho de material reciclado, siendo el primer manantial asturiano que concreta así su apuesta por la sostenibilidad. En este sentido, a finales de 2021 la marca espera que el 100% de sus envases proceda de otras botellas.

Este hito en términos de innovación y sostenibilidad implica que se dará una segunda vida a millones de botellas PET recicladas cada año, reduciendo significativamente el impacto de su actividad en el entorno y apostando por la circularidad en el uso de los recursos.