Coca-Cola ha abierto las puertas de su nueva sede en Madrid, que desde la multinacional califican como "la más moderna en el mundo". Con una superficie total de 12.000 metros cuadrados, el proyecto ha sido ejecutado por las firmas Tétris y Stone Designs y fue inaugurado este martes por el director general de Coca-Cola Iberia, Jorge Garduño.

La nueva sede acoge a más de 400 trabajadores de Coca-Cola Iberia y del embotellador en España y Portugal, Coca-Cola European Partners Iberia, que alquila tres plantas. Las compañías tendrán espacios diferenciados. El edificio, que ya contaba con la categoría LEED Oro desde su construcción, en 2009, opta en la actualidad a la certificación LEED Interior Design and Construction: Commercial Interiors ORO, en su versión 4.

Los empleados, según fuentes de Coca-Cola, han participado en la renovación a través de grupos específicos de trabajo en los que han planteado sus propuestas. De aquí han nacido algunos espacios, como el nuevo bar o el comedor, que se ha convertido en un lugar de encuentro en el que los empleados pueden mantener reuniones con equipos externos e internos.

En este sentido, desde la firma resaltan que el personal del bar ha sido seleccionado entre los participantes del programa GIRA jóvenes de Coca-Cola, un proyecto destinado a facilitar la inserción laboral de jóvenes "con escasas oportunidades".

La sede se ha diseñado sin despachos ni barreras arquitectónicas para favorecer los "entornos participativos", que alcanza también al Comité de Dirección y al director general de la compañía, ya que sus zonas de trabajo se encuentran en un área diáfana y accesible a todos. Jorge Garduño resaltó que se trata, "sobre todo", de un lugar para que todos puedan sentirse "como en casa".

Además, la sede tiene instalaciones de gimnasio, servicio médico, de fisioterapia y de masajes de shiatsu. Asimismo, los empleados cuentan con plaza de garaje y con el servicio Easylife, que permite realizar pequeños recados domésticos desde la oficina. La firma, asimismo, "ofrece conectividad total" gracias a teléfonos inteligentes y portátiles que permiten trabajar "desde cualquier lugar".

La recepción cuenta con nueve pantallas y una cascada de agua como la que existe en las oficinas centrales de Atlanta y que proyecta imágenes, luces y figuras geométricas.