ARAL Digital.- El consumo de vino se ha desplazado del canal horeca a los hogares, así lo confirma un estudio elaborado por el Grupo Decantia, donde se demuestra que se han producido importantes cambios con respecto a los hábitos de consumo de vino los Españoles. El estudio de Grupo Decantia, implantado en 16 provincias en los canales mayoristas y minorista, unida a su presencia online, destaca que en restaurantes, cobra peso la venta de vino por copas, donde la variedad se ha incrementado sensiblemente a la par que pierde peso el bebedor de mesa y mantel. Bares y cafeterías bajan la calidad de sus vinos posicionándose en la gama baja, especialmente en el vino por copas. Los formatos Bag in Box apuestan por productos de mayor calidad y aparecen con fuerza en hostelería. Asimismo, el consumidor de vino de calidad continúa optando por vinos con denominación de origen para la mayoría de las ocasiones. Rioja, Ribera, la nueva hornada de vinos de Castilla La Mancha (de diversas D.O´s), Galicia y Penedés copan la mayoría del mercado, si bien algunas zonas del levante (Jumilla, Alicante, Valencia) ganan peso especialmente en su zona de influencia. Predominan los consumidores habituales de vino en el norte en general, con especial incidencia en el Noreste, Pais Vasco, La Rioja y Navarra.

Respecto al lugar de compra, ganan peso las tiendas especializadas y el canal internet. Las primeras, son elegidas por los clientes por la variedad, el asesoramiento personalizado y la posibilidad de degustar el producto previamente a su compra. El canal online, fundamentalmente por el factor precio y la comodidad. Las grandes superficies siguen arrasando por volumen. Además, el ticket medio cae un 30% con respecto a los años de bonanza, destacando las ventas de vino del rango situado entre los 7 y los 14 euros en tintos, y de 6 a 10 en blancos.

En cuanto a hábitos de consumo, el bebedor habitual es fiel al consumo, y aunque ha bajado el presupuesto mensual a su pasión, suele dedicar cada día un rato al vino. El bebedor esporádico crece sensiblemente, especialmente entre el público menor de 40 años con un claro auge entre las mujeres. Los consumidores están cada vez más informados. Internet se perfila como principal fuente de información, unido a la lectura de prensa especializada. Además, el enoturismo cobra repercusión, especialmente en vendimia, tanto a nivel mediático como popular.