La Federación Española del Vino (FEV) celebra el acuerdo anunciado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, entre la UE y Estados Unidos para suspender durante cuatro meses la imposición de aranceles que ambos bloques mantenían desde hace meses y que afectaban a numerosos productos aeronáuticos y agroalimentarios.

Concretamente, los vinos tranquilos españoles de hasta 14 grados venían soportando un arancel adicional del 25% a la exportación a EE.UU. desde el 18 de octubre de 2019 como represalia por la disputa comercial entre la UE y EE.UU. sobre los subsidios recibidos por las compañías de aviación civil Airbus y Boeing. Solo en 2020, los aranceles han provocado una caída del 9% en valor y del 4,5% en volumen de vino español exportado a EE.UU., además de una disminución de cerca del 5% en el precio medio del vino que se exporta. Además, esta medida ha afectado gravemente a casi el 90% de las bodegas que, además de ver disminuida su facturación por una caída en el volumen exportado, han tenido que absorber en su margen comercial todo o gran parte de ese 25% para no elevar su precio de venta, según se desprende de la encuesta de impacto realizada por la FEV entre sus asociados el año pasado, lo que ha significado una perdida adicional de varias decenas de millones de euros.

En este sentido, el director general de la FEV, José Luis Benítez, considera una “excelente noticia” el anuncio porque pone fin a unos aranceles “profundamente injustos” al vino español por un conflicto comercial en el que nada tenía que ver. El director general de la FEV ha querido agradecer también al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y al de Agricultura su receptividad y colaboración estos meses, escuchando y trabajando junto al sector para buscar una solución al conflicto y con los que ha mantenido diversas reuniones de trabajo en el último año para abordar la cuestión. Igualmente, ha pedido a las autoridades españolas que presionen a la UE para negociar desde ya una solución definitiva al conflicto con EE.UU. que consolide la suspensión por ahora temporal de los aranceles en un mercado fundamental para el vino español envasado como segundo destino en valor para nuestras exportaciones.

Según el cuestionario de la FEV, para las bodegas españolas, independientemente de su tamaño, Estados Unidos supone de media casi el 26% de sus exportaciones fuera de la Unión Europea y es su tercer destino de exportación. No obstante, para una de cada cuatro bodegas, este país es su principal comprador.

EFOW y CECRV califican de muy positivo el anuncio

EFOW, la European Federation of Origin Wines, la organización europea de la que la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) forma parte junto a las organizaciones representativas de las DDOO en Francia, Italia y Portugal, y la propia CECRV han mostrado también su satisfacción por el anuncio realizado el viernes de suspender por un periodo inicial de cuatro meses las medidas de represalia comercial que afectan al sector vitivinícola de la UE mientras se busca una solución final al conflicto Airbus-Boeing.
 
Estados Unidos es, con mucho, el mayor mercado de exportación de vinos de la UE en términos de volumen y de valor y va a continuar siendo uno de los principales mercados para nuestro sector, tanto a nivel europeo, como a nivel nacional. Los aranceles adicionales del 25% ad valorem impuestos por Estados Unidos a los vinos de la UE en octubre de 2019 ya han provocado una caída significativa en las exportaciones de los vinos objetivo, lo que se ha producido, además, en un contexto de extrema dificultad debido a la pandemia del COVID-19. Por eso, el anuncio de la presidenta von der Leyen supone una muy buena noticia para el sector vitivinícola de los vinos con D.O. europeos, que hasta el momento han sido una víctima colateral de un conflicto comercial que les era ajeno.
 
Durante meses, la Comisión Europea y los Estados Miembro más afectados, entre ellos España, han estado tratando de negociar una solución pactada con la Administración de Estados Unidos. Asimismo, el Parlamento Europeo, que apoyaba también esas negociaciones, había pedido apoyo para los sectores indebidamente afectados. Recientemente, un grupo de 60 eurodiputados de diferentes nacionalidades y grupos políticos envió una carta a la Comisión Europea solicitando medidas específicas de apoyo financiero para los sectores afectados. Además, el 14 de enero, el presidente de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, el alemán Norbert Lins, en nombre de esta, propuso a la Comisión Europea que plantease a Estados Unidos una suspensión temporal de los aranceles mientras durasen las negociaciones para la resolución del conflicto. Asimismo, Estados Miembro como Francia, España o Portugal han estado también presionando a las instituciones de la UE y apoyando con gestiones bilaterales la búsqueda de una salida a este conflicto. Todos estos esfuerzos han dado sus frutos.

Con todo, cabe recordar que estamos ante una suspensión temporal, ya que, si bien supone una buena noticia para los sectores que se veían afectados por estos aranceles, resta aún completar el trabajo y lograr una solución que suponga la eliminación definitiva de estos aranceles. El presidente de EFOW, Bernard Fargues, afirma que “debemos aplaudir el trabajo de la Comisión Europea en la búsqueda de una moratoria sobre estas medidas de represalia comercial. Esperamos que se encuentre una solución definitiva de forma rápida que elimine estos aranceles de forma permanente”.

El presidente de CECRV, David Palacios, añade que “se ha dado un paso muy importante, pero toca seguir redoblando esfuerzos, tanto a nivel europeo, como por parte de nuestras autoridades nacionales, para que las negociaciones entre la UE y Estados Unidos supongan el fin definitivo de estos aranceles, que nunca debieron aplicarse y que en nada han ayudado a las relaciones comerciales entre dos zonas del mundo que compartimos multitud de valores e intereses”.