J. García Carrión ha suscrito nuevos acuerdos con los productores agrícolas y la Cruz Roja a fin de contribuir a dar una salida solidaria a los excedentes agrícolas que se han generado como consecuencia del cierre de las fronteras rusas a los productos agrícolas españoles.

En total, J. García Carrión ha absorbido ya, directamente, o a través de sus empresas participadas, más de 4.000.000 de kg de melocotón, nectarinas y paraguayos cuya transformación en zumo permitirá su distribución entre los necesitados, evitando así que la fruta caduque haciendo imposible su consumo.

Desde el primer acuerdo, donde la empresa española absorbió 1.500.000 kg de excedentes agrícolas, las demandas de los agricultores se han incrementado progresivamente y se ha tratado de dar respuesta a las mismas utilizando parte de la capacidad productiva de diversas plantas a lo largo de la geografía española.

"Los agricultores españoles son nuestros socios más apreciados. Sin ellos no podríamos desarrollar nuestro negocio y nos sentimos orgullosos de poder contribuir a aliviar sus dificultades en estos momentos", ha señalado José García Carrión, presidente de la compañía.

Política de cooperación con agricultores


Luciano García-Carrión Corujo, director general comercial de la compañía y quinta generación de esta empresa familiar, ha señalado, por su parte, que la firma mantendrá su actitud y su política de cooperación con los agricultores con los cultivos que lo necesiten en el futuro.

García-Carrión Corujo ha indicado igualmente que "la cosecha de uva de mesa apenas ha comenzado, pero prevemos que pueda encontrarse con las mismas dificultades que otras variedades y hemos comenzado a iniciar los contactos para favorecer la absorción de excedentes cuando éstos se produzcan si se da el caso. Hemos reservado una parte de nuestra capacidad de producción a este fin y vamos a mantenernos atentos para seguir ayudando a los agricultores españoles y a las familias más necesitadas".

J. García Carrión prevé que de aquí a final de año las necesidades de absorción de excedentes a ser transformados en sus fábricas puedan superar los 10.000.000 de Kg y ha preparado un plan para poder atender dicha demanda.

"Aunque nuestra cuenta de resultados pueda verse afectada por estas operaciones, son tiempos para dar prioridad a otras iniciativas, pues si los agricultores no sobreviven a esta crisis, tampoco lo hará nuestra industria" ha señalado J. García Carrión.